Ver o no ver (Chespir)

28 noviembre 2006

Ambiwo es jugando al mus, como su propio nombre indica, ambiguo. Para los contrarios y para el compañero, porque pronuncia frases que tienen más de un significado posible (‘al tran tran sin pasarte a nada’, ‘tres pitos pero puedo mejorar’).
Y así todo el rato con expresiones ambivalentes que hacen que un extremo y otro se confundan, se mezclen, generando una incertidumbre que a la primera de cambio incita al contrario a invertir para “averiguar”, riesgo que Ambiwo es un maestro en capitalizar a su favor.
De mano siempre dice al compañero: “Tengo juego malo, así que si lo cortas tendré que echar muchas. ¡Tu verás lo que haces!”.


La maldita frase tiene mandanga. La mitad de las veces lleva juego y la otra mitad no lleva ni pares. Jugando de pareja con él, tienes la pelota en tu tejado antes de que hayas podido ver las cartas. Se las arregla magistralmente para ser el primero en hablar. Y una vez dicho lo suyo, no vas a hacer el panoli preguntando ¿lo corto o no lo corto? Ya te lo ha dicho: “¡Tu verás lo que haces!, que es lo mismo que decir: ‘si la cagas, a mi no me mires’. No obstante, es un virtuoso del juego en equipo, en su escala de valores no cabe el reprochar al compañero ningún error.
Pero para el contrario es curiosamente demoledora esa particular manera de esconder y mostrar. Genera una tentación que cautiva y amedrenta al mismo tiempo. Querer o no querer. El trastorno producido por esa amalgama de atracción y miedo embarra el deseo original, la primera intención, la actuación propia y lógica para esa situación concreta.
No es la ambigüedad en sí, sino el modo de expresarla y acompañarla con el lenguaje corporal lo que la hace efectiva ante el contrario, lo que le fuerza a formularse más de una interpretación, lo que le provoca reacciones alternativas. Lo que en definitiva produce miedo, duda y culpa, ingredientes que generalmente inducen al error.

Aquí también cabe el frecuentado consejo que suele darse a los niños cuando presencian una acción arriesgada o temeraria: “Esto jamás debéis intentarlo vosotros solos, siempre ante la presencia de un adulto”.

Traducción para aprendices y novatos: “Tu no intentes lo de la ambigüedad que, al igual que a mí, te van a pillar el 99% de las veces. Espera a sacarte el Master, o sea después de haber pasado por caja unas 150 veces”.

3 PERSONAS HAN DEJADO SU COMENTARIO AQUI:

Anónimo dijo...

los museros somos ambiguos todos. Empezando por que decimos que el mus es un juego de gente honesta y entre caballeros, pero luego mentimos como bellacos.
Que alguien me explique esto.

José María

mecala05 dijo...

¡Qué gran maestro este Ambiwo!, ¡eso es un Master en mus y no lo del Mecala!
Y todavía hay quien osa escribir un comentario reabriendo la vieja herida del mus y los mentirosos. Jose María, por favor, no confundamos la ambigüedad, el arte de dominar el lenguaje comporal y el saber cómo y en qué momento decir cualquiera de sus frases, con mentir.
Mentir en el mus es para tontos y para novatos, y te lo voy a argumentar:
Un buen jugador de mus oculta su jugada y envida para averiguar la de sus rivales. Perder chinos a chica para luego sacar el mazo a los pares y llevarte incluso el juego no es mentir, perdone usted, eso es saber jugar al mus. Y el que no entienda esto que se dedique al cinquillo. Y no lo digo por Jose María.
Si tras mirar tus cartas dices "voy a cortar el mus que tengo duples", tienes además que saber jugar tus cartas como si llevaras duples. Si luego en los lances no sabes ocultar tu jugada, ciertamente eres un mentiroso pero en ningún caso un musolari.
Bueno Jose María, te pido disculpas si ha podido parecer que esto era algo personal. Como ya he dicho este tema de los mentirosos es una herida que no termina de cerrarse, a ver si conseguimos quitarnos el San Benito de una vez por todas porque yo cada día lo llevo peor.
Un saludo.

trinidad dijo...

Ya os he dicho mas de una vez, que lo del lenguaje corporal y la ambiguedad es privativo de las mujeres jugando al mus.
El Duque no nos ha aclarado el sexo del ambigu ese. Y lo de la intuicion es algo que no esta a nuestro alcance.
A mi mi compañera me dice que meta, y yo meto. Me dice que me pase y me paso.
Lo del mentir, como dice Macala Martes y Mus, tambien lo llevo muy mal.
Igual que cuando dicen "total es pa vino". Si es por eso que paguen antes de empezar y asi jugamos a ver quien la hace mas gorda.