La cena de Makelele (Colofón)

21 mayo 2006

  • La cena se celebró, a pesar de las ausencias del Gordo y de la Alcaldesa. Ciento veinte personas en una nave del polígono del pueblo que había habilitado el dueño del bar para la ocasión. Ningún incidente reseñable, comida y bebida en abundancia y un disc-jockey que amenizó la fiesta hasta las tantas. Previamente, a los postres, alguien acercó un micrófono a Pedro para que dijese algunas palabras. Fueron pocas y concisas, exactamente seis: “Gordo, que te den por c...”

  • Los derechos que había firmado Makelele no eran tales. Un día lo abordaron dos desconocidos de aspecto muy raro que le propusieron “reeditar la historia”, o sea repetir la partida, una especie de revancha, pero organizada por ellos y con un gran despliegue de marketing, al más puro estilo americano, como si se tratara de una defensa del título mundial de los pesos pesados o algo así. Él firmó un preacuerdo y sin leerlo, porque como siempre ha dicho, “no aprendió a bailar por no recular”. El compromiso incluía la grabación y difusión de imágenes, pero no decía nada de ceder los derechos sobre la publicación de ninguna historia, sencillamente porque no había ninguna historia que ceder.

  • Unos meses más tarde, la fiscalía anticorrupción inició una investigación en el ayuntamiento por presunta malversación de fondos públicos y se encontraron, entre otras muchas irregularidades, las facturas de la cena pagadas con dinero de las arcas municipales. Al día de hoy, la Alcaldesa se encuentra en paradero desconocido y el Gordo en prisión preventiva, disfrutando de las comidas pagadas por el Estado en Alcalá-Meco.

  • Makelele hizo la compra por primera vez en un gran hipermercado y pilló una promoción de esas que dan una llave para abrir un cofre. Le tocó un crucero por el Mediterráneo para dos personas, con torneo de mus incluido.He adelantado mis vacaciones, conseguí plaza para mi mujer y los niños y zarpamos mañana. ¡Serán las vacaciones más largas de mi vida! ¡Hasta la vuelta, amigos!

11 PERSONAS HAN DEJADO SU COMENTARIO AQUI:

conunpar dijo...

Suprema, genial, insuperable! Es la mejor trama de misterio que he leído desde el Código da Vinci ese de un tal Brown... si ese tipo hubiera leído "la cena de Makelele" antes que "EL enigma Sagrado", habría ganado el doble!!! Y ahora estaríamos viendo la película. Lo que se pierden estos yankies por jugar al poker en lugar de al mus!!!
Felicidades DUQUE!

Vega Cecilia dijo...

¡Por favor, Duque! ¡A cambio pídeme lo que quieras, pero necesito la dirección, un teléfono o lo que sea para contactar con Makelele!
Esos "dos desconocidos" con los que firmó buscaban reeditar algo. Yo estoy dispuesta a reeditar lo que haga falta, repetir, reincidir, resistir... ¡revivir!
¡Makelele, consígueme una entrevista, porfa! ¡Soy tu admiradora number one, lo sabes!

El Duque2UNA dijo...

¡Gracias Jordi, por tus elogios! Precisamente me acordaba de ti esta mañana, cuando a través del ojo de buey veía alejarse la silueta de tu querida Barcelona.
Este crucero será inolvidable, lo presiento.
Un abrazo.

trinidad dijo...

No creas que te vas a librar de nosotros tan facimente.
Estamos negociando unas motos nauticas con el hermano del Marichalar y si a Vega se le ha pasado ya el subidon -luego dicen que si la alcaldesa y tal y tal-, vete preparando unas partiditas en La Veleta, que los caldos riojanos dan para esto y mucho mas.

Lorenzo dijo...

¡Qué bueno! ¡qué empacho de leer! Me había quedado en la aparición de la alcaldesa y hoy vengo y me encuentro con el final. Entre aquello y esto, varias sesiones con el terapeuta hasta que me garantizó al cien por cien de que iba a dejar de soñar con la Alcaldesa.
Vega, como sospecho que te va a ocurrir lo mismo con los dos desconocidos, si quieres te paso la dirección de mi analista. Es muy bueno, te lo prometo.
Un placer leer tus historias, Duque.

Nerea dijo...

Gracias por la historia y gracias por los "bomboncitos" que nos regalastes al final. No tan escotados como la alcaldesa, pero por partida doble, para darse un atracón.
Ahora una pregunta de neófita: porqué no tocaste la grande con los tres reyes en la última mano? Yo lo hubiera hecho, pero seguro que estaría mal no?

El Duque2UNA dijo...

Si él hubiese salido echando órdago a grande, seguramente hubiese visto por
aquello de pensar que buscaba el tanto que le faltaba para salirse. Estaba
tan convencido que su jugada era 31, que en ese momento solo pensaba en
salirnos nosotros antes con los pares. Y lo tenía claro, grande, chica, dos de mis pares y uno de Make, las 5 que me hacían falta antes de llegar a juego.
Pero al dejar el Gordo la grande en paso, pensé que no valía la pena arriesgar no sería la primera vez que te sacan tres reyes y cualquier cosa que no sea un as, y se te queda el solomillo hecho un filete de dos duros). Podía ser que el gordo no llevase nada, pero el Sinfín sí. No sé.
De cualquier modo, es muy buena tu observación Nerea. Y no hubieses
jugado mal, creo, si optabas por un envite a grande. Hubiese sido otra forma válida de jugarlo, pero no hubieran cambiado las cosas, tal como estaban las cartas.
¡Gracias a tí por tus reiteradas visitas!
Un saludo.

duquesa dijo...

Enhorabuena, Duque. Me ha entretenido mucho la historia. Una curiosidad, ¿de verdad nos vamos de crucero?

El Duque2UNA dijo...

¡Duquesa, ni lo dudes!
Es una pena que pillar un ordenador aquí en el barco cueste tanto, que si no os contaba algunos detalles del crucero que os ibais a morir de envidia. Hay una sala con muchísimos ordenadores, pero con tantos níños es imposible encontrar uno libre, a una hora decente. Me han dicho que por la noche tarde, es más fácil. Pero que va, me acerqué una noche y estaba también repleto de gente, ya más mayorcita.
Para escribir este comentario he tenido que convencer a mi hija mayor para que me lo prestase unos minutitos. A regañadientes lo ha hecho y aquí estoy, perdonad si la letra me sale un poco inclinada, pero esto se mueve bastante hoy, está el mar un poco bravo.
¡Venga, que lo paséis bien, que ya me están reclamando el ordenata!
¡Abrazos!

Jabato dijo...

Como en la entrada de Zaratustra no hay quién entre, me gustaría intervenir aquí sobre el tema de hablar o no hablar.
Llevas razón, Zara, cuando dices que el tonto si habla se delata. Sin embargo, yo creo que la palabra bien utilizada puede ser una gran idea. Eso sí, bien utilizada y con inteligencia. Para poner un ejemplo. Imagínate que le haces la seña de 31 a tu compi. A partir de aquí (se necesita una buena compenetración con el compañero)le empiezas a decir a tu compi: "haz lo que quieras, solo llevo juego malo, yo me daría mus"... Eso y cosas por el estilo. Es decir, comentários que no van a despistar a tu compi (ya tiene seña), pero sí a los contrários.
Al Señor Osuna. Es una pena que el Blogg esté tan decaido. Si para poder hacer un comentário tenemos, obligatoriamente, que introducir el correo de un amigo no me parece demasiado correcto. ¿No crees?
Saludos a todos.

El Duque2UNA dijo...

¡Hola Jabato, tanto tiempo! Es un gusto leerte nuevamente, auque dudo si eres el que yo conozco.
No entiendo por qué no puedes entrar en la entrada (valga la redundancia) de Zaratustra. Yo lo hago sin problemas y no tengo noticias de que alguien no pueda hacerlo, sino lo contrario.
En cuanto a que tengas que poner un correo de un amigo (¿¿??) para poder escribir un comentario, no sé de donde lo sacas. Ahora mismo estoy poniendo este comentario y no me pide ningún correo (lo repetiré en el artículo de Zara, para que veas que se puede entrar y comentar como siempre). Tu ya has dejado muchos comentarios y sabes que esto no funciona así, por eso no entiendo lo que escribes.
Tampoco me creo que hayas pinchado equivocadamente, en la opción de enviar la entrada a un amigo (ahí si te pide su correo, es lógico) porque como he dicho antes, ya conoces la mecánica, no eres nuevo aquí.
En cuanto a lo del Blog decaído, comparto tu pena... se hace lo que se puede, algunas veces más, otras menos.
De cualquier forma, agradezco tu visita y tu preocupación.
Un abrazo.